jueves, 29 de diciembre de 2016

Puedo interpretar este papel

Anoche salí y fue muy divertido. Pero una parte de mí, está susceptible.

Puedo interpretar este papel mucho tiempo, pero echo en falta gente de verdad. Gente en la que confiar.  Si el gluten me ha costado 20 años para diagnosticar.... no sé cuánto tardará esto.

miércoles, 28 de diciembre de 2016

Fus

Me ha escrito A. Yupi... (léase con un tono irónico extrafuerte).

Por lo visto se acerca la Nochevieja y debe necesitar pareja. Eso y que le subvencione las copas. Le he dicho que me borre de sus contactos.
Al parecer no le ha sentado muy bien y me ha acusado de posesiva. Vaya. Pues debería alegrarte que te vía libre para librarte de mí... pero no. Todo muy confuso.
Le he dicho que madure y que si quiere le hago un croquis.
Ha sido rápido y me ha dicho que a lo mejor me lo hace él.
Le he dicho que vale. (Aún lo espero).

En fin, que ha hecho un triste amago de llamarme infantil diciendo que él no hizo nada y que no hay razón para enfadarme.
Pues bien, oiga. Se lo compro. Pero déjame en paz.

Que no hay razón dice... como un millar. Pero es que ni tan siquiera voy a molestarme en darle una.

Fus.

jueves, 22 de diciembre de 2016

Los enviados del turrón, cual hijos pródigos

N. me ha felicitado la Navidad. Para que luego digan que la gente no tiene espíritu navideño.
Un tío puede desaparecer dos meses y que su última conversación fuera para aclarar que no me debe explicaciones porque no somos nada.... pero cual enviado del turrón, aparece para felicitarte la Navidad. Y de paso te dice que tal vez no lo creas, pero que se acuerda mucho de ti.

Ains... hasta me provoca ternura. Más que nada porque ya no me afectan sus historias.

Por eso y porque soy quien soy. O soy como soy.
Así que le he dicho que gracias y que también me acuerdo de él. Le he deseado una feliz navidad.

Quizá en unos meses me diga que se alegra. De que le recuerde, digo.
Yo mientras sigo con mi vida.

lunes, 12 de diciembre de 2016

La lista de la compra que siempre olvido

Hace mucho tiempo que no disfrutaba de esta paz mental. Es agradable...

De alguna manera he conseguido liberarme de las personas tóxicas que me ahogaban. Eran mi equivalente al gluten a nivel espiritual.
Mucho ha cambiado mi vida en este año. Y para bien. Aunque yo nunca he hecho un mal balance del año jamás. Y es que el esfuerzo de estar viva ya es en sí un gran logro. O al menos lo era.

Debería hacer un balance del año , pero hacerlo bien. Repasar estos doce meses con perspectiva. Pero para eso necesito tiempo (y ganas).... y no diré que no tengo, pero ando liada en cosas más banales (comprar regalos, hacer de madre, hacer la colada, comer.... lo normal).

Lo anotaré en la lista de la compra que siempre olvido.

sábado, 10 de diciembre de 2016

Regalos de Navidad adelantados

Es curioso como he llegado a acostumbrarme a que las cosas buenas no duran. Lo curioso es que he aprendido a ignorar la decepción.

Si que me invade una cierta melancolía por las cosas que no logro disfrutar como quisiera. Pero también es cierto que disfruto cada instante sabiendo que será el último. (Por si acaso , supongo ).

Pero no por ello me exceda,  ni pierdo la cabeza. Me gusta que las cosas lleven su propio ritmo. Saber que es el final, sin un mal gesto. Sin una queja.

Luego están las que duran un instante en el tiempo y una vida en el recuerdo. Como ayer,  que adelanté algunos regalos de Navidad .  Estuvo bien.... eso te hace sonreír un poco más . 

martes, 6 de diciembre de 2016

Estoy cansada de simpatías con un mismo destino

Me pregunto si es una conspiración o algo así .

Ahora hay otro que quiere ser mi... amigo. otro que insiste en estar aunque lo alejé.  Otro que no me gusta porque no quiero que me guste nadie. Otro que quiere tomar algo y ya. Que dice que "porque no" no es una respuesta. Otro que no sé qué pinta.

Porque yo estoy cansada de encariñarme. Eso y que cuando algo me huele a invasión de mi espacio ya me pone alerta. Estoy cansada de simpatías con un mismo destino.
Además me duelen los ovarios.

domingo, 4 de diciembre de 2016

El punto de no retorno

**Sonido de megafonia**

Señores pasajeros, les informamos de que acabamos de sobrepasar el punto de no retorno. Si tenían algo de lo que arrepentirse, debieron haberlo pensado antes.


**Cierre de la conexión**

jueves, 1 de diciembre de 2016

viernes, 25 de noviembre de 2016

Quiero tocar tu puerta... aunque nadie lo entienda

Me voy a meter una hostia.... pero es que es tan difícil no hacerlo....

Sentir el nudo en la garganta y el quemazón en los ojos sólo me dice que soy consciente de la realidad. Asumirla con todas sus consecuencias ya es otro cantar.
Pero he probado otras cosas y no me gusta.

miércoles, 23 de noviembre de 2016

Yo soy yo, y mis condiciones

Ayer el tipo de los halagos cavó su propia fosa.
Se obcecó en lo que no debía. Y yo le avisé... lancé bengalas de colores que venían a ser señales luminosas de peligro chaval, cambia la dirección. Y él insistió.

Ser majo no te va a salvar el culo en estos momentos. 

Detesto a la gente que ignora los avisos. Y en eso no soy sutil precisamente. Bueno, sí soy sutil. Lo que no soy es ambigua.
Y zasca. Erre que erre.

Bueno, llega un momento en que el buen rollo sigue su curso pero yo me paro en seco y simplemente te encuentras una valla electrificada.
A ver, gilipollas. Te he dicho que no. Que no.
Es que me es indiferente que seas encantador o vengas recomendado. Si digo que no salgo es que no lo hago. Y menos vienes tú.
Que me da igual todo. Menos una cosa: no has sido capaz de entender un hasta aquí antes de llegar demasiado lejos.

El chico no ha hecho nada malo. Sólo no respetar mis tiempos y mis manías, que no pido que comparta o que comprenda. De ahí todos mis esfuerzos en evitar el choque de trenes.
Pero esto me reafirma. Yo soy yo y mis condiciones. Y el que no quiera, que no venga.
Eso.... y que es imposible que algún día yo tenga pareja formal. Tengo demasiado carácter.

martes, 22 de noviembre de 2016

Por qué yo

Ella se reclinó sobre él y apoyó la cabeza en su pecho. Ambos estaban sentados en el sillón.
-¿Por qué yo? -preguntó él.
-Porque tú no me buscas. -y entrecerró los ojos.

sábado, 19 de noviembre de 2016

Desencanto

Y aunque sea lo único que nos quede agradezco que me haya dado dos besos al llegar y al irse. No soy el tipo de persona que propicia un encuentro, un gesto de cariño. No se porqué mi naturaleza me hace mantener las distancias con la gente. En especial con la que quiero y no tengo.

Hoy ha venido porque tenemos un acuerdo. Un matrimonio de conveniencia sin matrimonio. Yo necesitaba ayuda y él me ha la ha brindado, pero a cambio de un favor. El favor de ser su atrezzo en una fiesta y así poder ligar con alguien. 
El trato no me trae nada nuevo. Si acaso la simplicidad de las cosas, y... tal vez cierta frialdad en nuestra relación. 
Cierto que la he provocado yo, pero eso no quita que me duela. Aunque supongo que duele menos que fingir que esto no es lo que ocurría antes.

Querer es traicionero porque no es coherente. 

No tengo claro qué tipo de persona soy. A veces creo que soy de las que se enamoran del primero que pasa y otras todo lo contrario.
Me enamoró de instantes, sí. Y hasta la médula. Pero no significa nada.
En este caso me he enamorado de una ilusión. En realidad no es de él. Porque él no se ajusta a nada de lo que imagino con él.
Tal vez sea más fácil así. Sabiendo de antemano que no hay futuro. Él es mi dosis de realidad. La que me dice que no soy tanto. 

Y luego reconozco que soy muy torpe. Quizá porque no quiero hacerme daño,  y él lo mismo, ahora no he podido darle el abrazo que me pide el cuerpo.
Quizá sea lo mejor.

No sé cuándo saldremos. Supongo que el día 10 porque hay una fiesta, pero no voy a aventurar nada. Esperaré a que sea él quien me lo diga y allí estaré. Porque un trato es un trato y hoy él me ha ayudado cuando se lo he pedido.

Lo curioso de esto es que el desencanto se va colando de a poquito. Que le quiero igual, pero me voy blindando a no ser lo que imagino.

Trabajo de campo

A ratitos creo que me he vuelto una antropologa haciendo un trabajo de campo con el desconocido mundo masculino.
A veces siento que todo lo que sabemos de ellos es puro chiste.
Una se pregunta el porqué un tío, en su segundo encuentro amatorio y sin compromiso decide utilizar las palabras más cariñosas que se le vienen a la mente. E incluso te suelta un te quiero !  Obviamente tú te haces la loca porque estás demasiado feliz tras un ejercicio físico moderado y satisfactorio, como para meterte en barrena. Porque seamos serios. Ahí solo te quedan dos opciones, o le dices que tú también, o le dices que se deje de tonterías que no viene a cuento con cierta sensación de inseguridad emocional (acojone) -es que tú sabes que lo vuestro no es amor, así que no entiendes el porque de tal muestra de afecto-.
Y es que tampoco eres tan tonta. Sabes a ciencia cierta que te engañaron... Ese no es un te quiero real. Es un te quiero que te reta. Si le dices yo también, el pavo en cuestión dirá que es una forma de hablar y te dejará con el corazón en pedazos.... pero el pavo no es tonto. A calibrado correctamente la situación y sabe que no le quieres.  Se sabe a salvo. De ahí el asunto peliagudo. Si le dices que no es como echar leña a un fuego.... no, no. Es como darle un bidón de gasolina a un puto piromano. Eso le da cancha para decirte lo poco que te valoras y jugar a seducirte. Hasta que estés a punto de caramelo para el punto uno, momento exacto para dejar que vuestra relación se enfríe. Ahí ya no hay gel efecto calor que caldee esas brasas. 
Lo que te queda es vigilar tus movimientos para no dar imagen de vulnerabilidad y listo.

viernes, 18 de noviembre de 2016

Cosas que no cambian

De verdad que yo le pongo ganas, pero hay ciertas cosas que no cambian. Como la barrera invisible de malestar que me rodea cuando hablo con mi ex.
No estoy segura de cuanto es real y cuanto costumbre, pero es instantáneo.

Desde la semana pasada ignoro las preguntas que a mí entender son inapropiadas y sigo la conversación como si nada.
No me resulta fácil, pero todo es práctica.

No. Dudo que tenga con él una relación fluida. Me obliga lo indivisible y punto.
Me molesta que no haya perdido ciertos hábitos.... y doy fe de que el otro día me mordí la lengua por no soltarle una burrada.

Que no digo yo que sea mal tipo. Sólo que no lo aguanto.

jueves, 17 de noviembre de 2016

martes, 15 de noviembre de 2016

Zapatos de cristal que indican el camino

Hoy me siento como si me hubiesen regalado unos zapatos de cristal. No los de Cenicienta, sino unos propios y su magia es diferente. En su caso es como si esos zapatitos me indicaran el camino ante mí.
Un camino mil veces más luminoso que el de ayer. Un camino feliz. Un camino lleno de esperanza.



No he mirado aquel papel que está escondido tras un recorte de revista que me indica que visualice mi futuro, pero me da igual, porque en cierto modo sé lo que quiero.

Definitivamente quiero a A. Es un idiota, pero de los que se lo perdonas. No soy tan masoquista como me hubiera gustado. No disfruto con el dolor. Le quiero pero no voy a sentarme a esperar imposibles mientras las telarañas del dolor me impiden moverme. 
Le quiero a pesar de sí mismo y a pesar de mí misma, pero sé lo que no voy a repetir. Le quiero con reservas y sin ellas. Le quiero hasta el punto de que no vaya a dolerme. Con el respeto que requiero.
Así que me encanta seguir hablando con él, y si algún día nos vemos disfrutaré dándole un abrazo o lo que se tercie. Pero no voy a quedar con él. Nos movemos en los mismos círculos, todo puede pasar.

Y tengo una amiga! Eso es clave para mí. Cierto que soy nueva en esto, pero estoy contenta. Soy nueva en lo de tener una amiga a nivel físico. Virtuales tengo muchos y de los mejores. Pero poder ir al cine con alguien, cenar con vino mientras ponemos verde algún capullo no floral y cosas así, eso es nuevo. Y me gusta mucho.

A N. lo perdí por el camino. Y lo cierto es que no lo lamento. Era un tipo extraño y casi diría que su único objetivo era confundir. Incluso creo que se confundía a sí mismo más de lo que él creía. Bye.

Y sigo teniendo a B y M. Imposible no decirlo. Son los mejores del mundo. Lástima de la distancia. Siempre recordaré aquel primer encuentro... él sentado en el sillón fumando y ella de pie a la entrada del salón. Y cuando soltó aquello y lo único que yo pensaba era... fin de trayecto. pero no. Y me alegro muchísimo.

Y el trabajo es como es, pero lo tengo. Y lo quiero. Y ahora mismo estoy contenta.

Y no solo eso. En este último año he encontrado un círculo de gente con la que relacionarme en el cual me he hecho un hueco. No son amigos propiamente dichos, pero cumplen su función. Y nunca se sabe si algún día se afiance con alguien una amistad... ya ha pasado una vez, jiji.

domingo, 13 de noviembre de 2016

Lucha

Llevo tres semanas de bajón físico. 

Con la nueva dieta he mejorado. 
Aún así sigo cansada.

Qué curioso saber que este cansancio es resultado de una lucha. Una lucha interna de mi cuerpo contra mi cuerpo.
Eso es una enfermedad autoinmune. Una lucha.

Pero ya no escucho el rumor de la batalla.
Y es agradable.


martes, 8 de noviembre de 2016

Habemus diagnóstico

Creo que es justo que después de muchos lloriqueos sobre lo cansada que me sentía a todos los niveles, ahora diga que... habemus solución !

Una solución que pasa por un abandono total del gluten. SÍ , SOY CELÍACA .

Y lo digo feliz. Feliz porque comer esto o lo otro me es indiferente ya que había llegado a ese punto en el que sólo comía porque necesitaba combustible para que el cuerpo siguiese funcionando y siempre con un deje de temor a la comida bastante grande .

Es que ya van años así . Toda una vida, se podría decir. Así que estoy encantada de que sea lo que sea que pueda comer,  me siente bien y no sea puro veneno para mi organismo.

Yo no sé nada de la celiaquia , pero sí sé de lo que he vivido en mis carnes. Y es querer morirte porque todo tu organismo lucha contra sí mismo .
Lo que pasa es que yo soy cabezona y no por ello iba a dejar de ser feliz, equivocarme, bailar, beber.... stop!
Hay bebidas alcohólicas con gluten! Jiji. De ahí mi amor al Martini. Lástima que deba dejar los cacahuetes .

En fin.... que estoy feliz.

PD. no es lo único que me han diagnosticado, tb otra enfermedad del intestino que mi madre ya está tratando de convencerme que no es cierta porque es solo que la celiaquia confunde el diagnóstico y bla bla bla. Les encanta disertar acerca de mis exageraciones. Eso o dramatizar y ponerse el disfraz de patio ras (sufridoras).
Gracias a Dios cada vez me sale mejor lo de no luchar contra ello sino dejar que me resbale, pero no me lo ponen fácil .

domingo, 6 de noviembre de 2016

CONCLUSIÓN: son celos

Quien tiene un amigo tiene un tesoro .

Es por eso que he decidido contarle mi dilema a un buen amigo con el que hablo de vez en cuando por teléfono porque no podemos vernos .

Conclusión: son celos.

No, no, no son celos.

Repetición de la jugada: son celos y estás pillada.

Mierda. Eso sólo quiere decir que lo que yo quiero que me ofrezca es mucho más de lo que querría de cualquier amigo.
De ahí que me sienta ignorada.

Conclusión: ...

Mi amigo no es un puto oráculo.

sábado, 5 de noviembre de 2016

Ejercicio de sinceridad controlada



Está bien.

Está bien...

Hagamos un ejercicio de sinceridad.
De esa sinceridad que me desborda cuando llevo dos copas encima.
Pero sobria.

Sobria porque borracha se me iría de las manos, y es un ejercicio de sinceridad controlada.

Por alguna extraña razón que no voy a analizar, siento algo por A.
Algo que hace que me sienta bien a su lado.
Y algo que hace que espere por su parte una determinada atención.

No es que el muchacho -sí, es un muchacho desde el punto vital donde yo me encuentro- me trate mal.
Es que no me trata como yo espero.

Hasta aquí yo lo asumo normal y lógico.
Cada cual espera una cosa, y si no hay conexión intergaláctica -o cósmica cada cual lo que prefiera- pues que cada uno siga su camino.

Pero claro... si él sabe -a medias- lo que espero, me trata como cree -a medias- que yo quiero. 
Lo justo para que yo no deje de salir con él.
Y no digo que lo haya hecho mal. Pero la realidad es que yo soy quien se engañaba. 

Yo necesitaba algo más.
Algo que sé -doy por sentado- que no va a ofrecerme.
Es que no puede...
Es que
no
tenemos
esa
conexión.

Es que yo necesito cosas más mundanas.
Una coca-cola.
Un paseo.
Y él está en un momento vital demasiado ajetreado.

Conclusión...

Premisa 1. Él me aprecia, y de ahí que haya admitido que me echa de menos.
Premisa 2. Yo quisiera algo más, lo que no pasa significativamente por ser pareja.

Conclusión...

A) Dejar de verle por siempre jamás porque no me quiere como quiero que me quiera
(la sabiduría popular es pura magia)

B) Asumir que es un amigo sin opción a más y... por ende, tratarle yo como tal...
(sin concesiones de ninguna otra índole)

C) Seguir auto-engañándome.
Pero ya no puedo...


La A) es egoista, y tampoco sé si es la solución definitiva.
La B) es madura, aunque yo estoy más bien verde...
...lo que implica que ahora mismo me gustaría que él sintiese algo por mí.


Creo que tendré que madurar. Es lo que hay, nos pasa a todos.
Puedo tratarle como a un amigo.

Puedo tratarle como él me trate.

Yo también

Mi-er-da.
Me dice de resaca que me echa de menos. ¿En serio?
Claro que yo he contestado que también.

No he incidido en el tema más por miedo que otra cosa.
Hemos hablado de cosas mundanas. El alcohol principalmente. Y ya.

No quiero hablar de ello. No quiero negociar condiciones para salir de nuevo juntos. Nunca le pediría ser la única. Ni exclusividad. Pero sí necesito sentirme especial e importante.
No puedo ser un complemento.

Si me echa de menos puedo hablar por wass. Si ya quiere verme tendrá que cambiar.

viernes, 4 de noviembre de 2016

Estamos vivos

No te ofendas.

No te ofendas si lo que te muestro es una mujer en pie. Quizás un poco borde y que mantiene las distancias . 

No te ofendas.

No te ofendas su lo que ves es que no necesito a nadie y que te mantengo afuera. Que observa y no habla.

No te ofendas.

No te ofendas si el día que me desvele cual soy, corro a desaparecer. Si refuerzo mis barreras. Si me revista de hierro.

No te ofendas . 

Pero es que lo que hay detrás es puro cansancio
Lo que se oculta son ganas de llorar a media tarde
Es querer que el tiempo pase

Es difícil que lo entiendas
Es cansancio del Real
DEL físico 
Del que no se de donde viene
Del que te pide llorar de puro agotamiento 

Pero si estamos vivos no hay tiempo para llorar
Hay que seguir

sábado, 29 de octubre de 2016

Quizá es un nuevo paso


Tan mala era la oscuridad, como este baile de farolillos.

yo se que no se aprecia
pero
aun
ando
perdida


He convertido mi día a día en una rutina que me da seguridad
No es que sea mala
Pero no es lo que yo anhelo

Sé que me faltan cosas
Pero son cosas que me aterran

Me aterra ser quien soy
Quien realmente soy

Y es por eso que disfruto saliendo en soledad
Aunque eche en falta a la gente

Pero es que no soy amable
Aunque lo soy

Y no voy a serlo
Aunque lo sea

Porque luego duele más
cuando se acaba


Esto no va de A.
Ni de otras letras

Esto va porque soy una más

Con miedos
Con carencias
Con ilusiones tontas
Que no digo
Pero son las de todas
Nada nuevo
.
.
.

Es curioso
Como enfrento las cosas sin coraza
Pero nunca un afecto
De recibo

O sí...
pero han salido rana

Quizá estoy mejor de lo que creo
Y es sólo un nuevo paso en el camino

viernes, 28 de octubre de 2016

Necesitaba aquel cambio

Necesitaba este cambio. Necesitaba dejar atrás ese mundo de exigencias y de reproches. Necesitaba este espacio donde no deberse nada a nadie. Donde las expectativas no existieran.
Necesitaba este tiempo de ser un Puto desastre. De dormir casi diez horas. De ordenar me yo mis cosas. A mi manera.

Y sin pensar en ello he empezado a cocinar. 
Hacía muchos años de eso. 
He encontrado un posible diagnóstico a mis problemas digestivos . 
Ya no me paso el día en el servicio y ya no me sienta todo mal.
Estoy logrando un equilibrio de este carácter mío tan difícil . 
Lleva su tiempo . 
Y más cosas , supongo.

Necesitaba aquel cambio.

miércoles, 26 de octubre de 2016

Haiku de antes de dormir

Siguen naciendo los días
Y muriéndose las noches 
Sigue el reloj con su curso
Y las nubes su camino

martes, 25 de octubre de 2016

Bocazas

No llevo bien lo de ser un ser sociable. Soy muy bocazas.

-Te has comportado como un capullo.

-Ehhh? Yoooo?
No se bien porque dices eso pero no voy a entrar en ningún tipo de polémica.

-Sí, tú. No es polémica. Te lo digo por una actitud y por lo que he visto.
Puedo estar equivocada pero sinceramente prefiero decirte lo que pienso.

-No te pedido que me digas lo que piensas.

-Lo se.



El error es mío porque he dado una opinión si ser solicitada y siendo sólo espectadora de primera línea en un asunto que no voy a detallar.
De todas formas no me interesa guardar las formas con hipócritas que mienten más que hablan. Y si eso hace que cuando nos crucemos no tengamos que saludarnos pues mejor.

No soy sociable porque no se me da bien fingir y me falta diplomacia. Y tengo que practicar lo de ser simple espectadora y no implicar me en las historias ajenas.

lunes, 24 de octubre de 2016

domingo, 23 de octubre de 2016

Se fini

Le he bloqueado. 
Le he dicho que le aprecio pero no puedo volver a quedar. Y después le he bloqueado. 

Voy borracha. Y estoy triste. 
Y ni siquiera es culpa suya. Soy yo que de pronto me he dado cuenta de que no puedo seguir así. 

sábado, 22 de octubre de 2016

No es amor ciego

Querer tiene que ser un ejercicio libre. Querer a quien te quiere puede ser propia conveniencia.  Es por eso que cuando decido querer a alguien lo hago aunque me trate mal.
No es amor ciego. Es amor incondicional.
No podría ser de otra manera, o no sería real.

Si solo quiero a quien bien me hace.... Dudo que fuera real.

Pero hay que saber dosificar. No se trata de sufrir.

miércoles, 19 de octubre de 2016

Muy cansada

Estoy muy cansada. A nivel físico.
No es por insomnios ni similares. Ni es la primera vez que me pasa. No hay una razón objetiva si tenemos en cuenta que duermo más de ocho horas. pero realmente es así.
Lógicamente no puedo hacer lo que me gustaría, que es adoptar la posición fetal y pasar horas dormitando -leas muchas muchas horas-. No. Lo que me toca es fingir una energía que me falta y hacer lo que la vida me exige. Obligaciones.
Pero a ratos me entran ganas de llorar. Ya no sé si esto es real u horizontal u vete tú a saber.
Ahora me lavo el pelo a mediodía porque lo de lavarme el pelo a las siete y media me parece tremenda hazaña. Con lo que yo he sido.

Pero como digo esto no es nuevo. Es sólo que durante un par de meses se me había olvidado. Será el otoño.
Y lo malo no es este brutal cansancio. Es que mi paciencia se ve mermada, me vuelvo irascible, sensible.... por ahora lo llevo bien. Y seguro que aguanto.

Lo he meditado -mientras escribía, que a mí se me da mejor tener ideas mientras duvago- y creo que es falta de sexo. Y cuanto más lo pienso más me convenzo -que no convezco, maldito palabro-. Y la falta de vacaciones.

Ay.... yo nunca he querido un novio rico. Pero un esponsor... eso sí.
Tengo sueño.

martes, 18 de octubre de 2016

Ideales

Me he dado cuenta de que estoy enamorada. Estoy enamorada de una forma de tratarme, de una forma de tocarme, de una forma de mirarme... que sentí por un instante.

¿Y porqué cuento eso? Porque sino fuera por eso creería que lo que siento no existe.

Me reafirmo

A veces me acuerdo de porqué a pesar de ser sociable no me relaciono con mucha gente. Y me reafirmo.

domingo, 16 de octubre de 2016

Gilipolleces

No mentía al decir que estoy en un momento bueno. Pero eso no evita que haga gilipolleces. De las obvias.

En realidad no es nada nuevo. Es solo que... hay cosas que me cuesta dar por zanjadas.
Es como si necesitará cerciorarme hasta la extenuación de que algo no va a funcionar.

Estoy enfadada porque.... hay cosas que me gustaría que fueran de otra manera. Cosas concretas, porque obviamente el mundo entero debería ser de otra manera. Y me agobio. Me estreso. Mis chacras se vuelven placas tectónicas chocando entre sí descontroladas.

Y no puede ser.
Así que cojo un entorno controlado. Algo que sé a ciencia cierta como se desarrollará. Una persona que me ha herido... y me expongo de nuevo. ¿Porque?  Porque tal vez he malinterpretado -unos huevos, porque quiero pensar que he malinterpretado-.



También sé que tengo mi límite. El problema es que es muy amplio.

sábado, 15 de octubre de 2016

Descenso elegante -con escalas...-

Voy a ser sincera.... toda aquella energía desbocada que hace un año me traía de cabeza, se ha calmado. Ahora es como si me encontrara en suave descenso, y como mucho de vez en cuando alguna racha de viento me descentra.


No estoy segura de si tomaré tierra de una forma elegante... aunque supongo que sí, porque cualquier otra opción se me antoja imposible.

Igual que para lograr subir tuve que soltar lastres, para bajar he tenido que ir liberándome de cosas. Aceptar lo que no puede cambiar y encontrar la forma de vivir a pesar de ello. No es tan difícil.
También he tenido que asumir que a veces la gente no es como se vende. Que he comprado ideales que nunca existieron.
He aprendido a vivir en soledad con momentos de compañía, pero sabiendo que pocos se tornarán reales. Leales.
Y más cosas.... pero en esencia, he aprendido que me gusta mi vida. Que se vive el momento, y que no sirve de nada quejarse.

Ah.... y qué me enamoro mucho. Porque cuando alguien me responde de la forma adecuada, cuando veo reciprocidad en el cariño -que no amor-, cuando me tratan como alguien.... no una más... pues me declaró incondicional.
Por eso no es lo mismo que alguien te lastime a propósito a que te haga llorar sin darse cuenta y aprenda de su error.

viernes, 14 de octubre de 2016

Impulsos.....

Me chifla cuando te dejas llevar por un impulso y sale bien.
En realidad creo que lo que me gusta es dejarme llevar por los impulsos, lo otro es un extra.

Y sí, lo he hecho. He hecho una de esas cosas que el sentido común dice.... no sé, no parece una gran idea. Joder, sabes la de ideas que deshecharia así? ??? Pues muchas. Que yo pienso demasiado.

Y estoy contenta.
Porque aunque sea por este instante, siento que a ratos me cruzo con gente estupenda.

Un día tengo que encontrar tiempo y meterme en el pc a escribir como Dios manda.......

jueves, 13 de octubre de 2016

Dormir con alguien

Una de las cosas que más echo en falta es dormir con alguien.

Echo de menos paliar los insomnios con el sonido del corazón de otra persona. Apoyarme en su pecho y agarrarme a su cuerpo cual tabla de salvación. 
Echo de menos la seguridad que eso ofrecía.

Lo de estos insomnios inducidos me cansa mucho.

domingo, 9 de octubre de 2016

Sonetos asesinos

No puedo culparle a él por no entender las señales.

Ni puedo culparle a él por imaginar lo que no era.

En todo caso seré yo la culpable de dejarle marearme.

Seré yo la culpable de creer que hablaba conmigo.


No se trata de que me haya decepcionado
Se trata de que si me vas a coger la mano
Si me vas a "invitar" a una tarde de playa
Si me vas a pedir el teléfono...
¡Si me vas a decir que nadie te ha mirado con amor!
¡¡Por el amor de Dios!!
¿Que nadie te ha mirado con amor?
Serás cretino integral
Con amor te va a mirar la actriz porno de catalogo
que te has descargado de la red
a mí no me vengas a enseñar tu cicatriz de la muñeca
mientras me acaricias la mano
y me hablas de vete a saber que gilipolleces.

No, no... no confundamos
Que yo con que tenga novia no tengo problemas
Es más bien con que la novia le surja
de un minuto al siguiente
Como un grano el día de tu boda
A mí que el mundo mundial se empareje me parece cojonudo
Lo que no me parece cojonudo es que se acuerden de un día para otro
Mientras entre medias me muestran abdominales morenos y depilados
que yo no he pedido ver

Pero en fin...
Si el mundo fuera justo
yo tendría
un amigo poeta
ciclado y tatuado
de esos
que envían sonetos asesinos
y hunden en la miseria
a los gilipollas

Este último concepto no es mío
alguien me contó una historia
surrealista -obviusly-
y una vez superada la risa -estupor-
me pareció una idea muy de El Padrino

sábado, 8 de octubre de 2016

Tal vez quiero querer

Me sorprendió que el otro día lo recordase y en dos miserables palabras me sacara una sonrisa.
Y aún así me he dado cuenta de que vivo en quimeras sin sentido.
Reconozco que me gusta, pero no tiene ningún sentido.

A veces dudo de si aquello que más me gusta y que me hace vibrar, lo hace por sí misma, o porque a priori ya sé que está abocado al fracaso más absoluto. Como sí yo misma boicoteara mi propia realidad.

Me gusta, sí. Pero poco sentido tiene... a no ser el de mantenerme entretenida con naderías, que no es poco.

Tal vez quiero querer, pero me aterra que me quieran.
No voy a echarle la culpa a quien ya estuvo, puesto que no es sólo cosa suya. Son muchas cosas si echamos la vista atrás.

Necesito encontrar ese término medio

Me molestan las encerronas.

Y me molesta todavía más hacer algo que no quiero hacer.

Tengo que practicar un término medio entre mandar a la mierda a alguien y hacer algo que no me apetece sólo porque ese alguien me cae bien.

Estoy en ello... pero me sigue incomodando que me hagan una encerrona.



Pero estoy calmando la pelotita de energía que me consume. Estoy tratando de minimizar el efecto rebote...

Estoy barruntando algo que no había previsto.
Hasta yo sé que es una estupidez tamaño galaxia.
Galaxia inconmensurable, no esas de bolsillo.

Algo que me haga pensar en otra cosa...

domingo, 2 de octubre de 2016

Mi amigo hetero

A veces dudo del porqué de mi cariño incondicional a A.
Luego tenemos una conversación banal por wass y me reafirmo.

Me gusta que me escuche y que acepte mis puntos de vista aunque sean opuestos a los suyos. Y sobretodo me gusta porque me anima.
Creo que es mi amigo hetero. Ese al que puedes contar le todo sin temor a que crea que te has enamorado o colgado de él. Ese con el que la tensión sexual no es un problema porque ya habéis follando y eso no afecta a vuestra amistad ya que él prefiere follarse a otras, pero no por ello se olvida de ti.  Ese que te dice de todo cuando ve que te pones cabezona y que te ofrece un abrazo y te saca a tomar una copa cuando estás de bajón.

viernes, 30 de septiembre de 2016

Amistad

Es curioso como a veces la verdadera amistad puede desembocar en una distancia física obligada.
O digamos más bien que para mantener esa amistad, debes sacrificar otras cosas.

jueves, 29 de septiembre de 2016

Crisis personales nivel Dios

Echando la vista atrás casi podría decir que no soy la misma persona. Y en realidad no lo soy.

Tenía entendido que era a los cuarenta cuando se tenían esas crisis personales nivel Dios.
Para mí está significando lo contrario. Eso ya lo viví.

Todavía no los tengo pero año arriba, año abajo es lo de menos.
Me siento segura de mí misma y sé que mis hijos también lo son.
Si me apuras echo de menos mis charlas interminables con Bella...
Pero también sé que es causa directa de mi paz interior. A más paz, más calma.
Pero la echo de menos.

Me gusta la persona que soy ahora.... y en especial saber que aunque me resistiera, mis pasos siempre se encaminaron aquí.


miércoles, 28 de septiembre de 2016

Reflexión

... echo de menos a N. Reconozco que es un maldito gilipollas y que es mejor si no me vuelve a escribir pero le echo de menos. Es lo malo de que te prometan estar y tú lo creas. Lo malo de que jueguen contigo y no sepas las reglas. Y tras su última respuesta pues.... mejor si no vuelve a escribir.
Pero echo de menos lo que me hubiera gustado que fuera.

Al cordobés no le echo de menos porque lo nuestro ha sido madurar. Le quiero muchísimo.
Pero reconozco que es una pena lo que no puede ser.

A.... es impredecible. Y él no lo sabe, pero he trazado límites porque me hace daño en ciertos aspectos. No vemos la vida igual, pero nos respetamos y le adoro.

Y si me apuras estoy enamorada de alguien a quien vi dos veces antes del verano. Quizá nos crucemos de nuevo pero no muero por ello -sólo un poco-.


Y todo esto a santo de que cumplo un año más en breve y me ha dado por reflexionar.
Creo que no lo estoy haciendo bien....

martes, 27 de septiembre de 2016

Innegociable

Dignos hijos de su madre, mis vástagos han decidido hoy negarme la posibilidad de tener novio.

Ahí estaba yo, argumentando mi derecho a un hipotético futuro novio, más que nada porque eso de que me nieguen derechos me molesta, cuando llega la pregunta clave:

-¿Y si quiere tener tele?

Ahí me han dejado sin respuesta. He tenido que darles la razón. Lo de la tele no es negociable.

domingo, 25 de septiembre de 2016

Desaparece de mi vida

Para todo hay una primera vez. 

Hoy recibo un wass de un número desconocido saludandome. Pregunto quien es y de pronto me encuentro con alguien a quien hace seis meses eliminé de mi agenda y de mi vida.
Hay personas que no entienden un no. Un hasta aquí. Un te equivocando mucho chaval.

Y ahora, por primera vez en mi vida he bloqueado a alguien. 

Amigo de unos amigos y aparentemente agradable. Las dos variables una pura basura.

Y yo tonta del culo.

Por eso no me gustan las preguntas, ni las confianzas rápidas. Por eso ya no doy teléfonos ni me gusta que me idealicen. Ni soy santa, ni soy puta. Y poco me importa lo que prefieras.

Así que por primera vez en mi vida he bloqueado a alguien. Si no lo entendió entonces, que lo entienda ahora. O como poco, que te den. Gilipollas. 

Disfrutar del instante

No creo que todo pueda ser mejorable. Creo que hay cosas que hay que aceptar como son, no porque no exista algo mejor, sino porque es muy probable que cambiar las variables destruya lo que hay.

Creo sinceramente que cuando algo es bueno, incluso una mejora puede destruirlo. ¿Por qué debe mejorar aquello que me gusta?

Pero, ¿que ridícula creencia es aquella que me hace creer que lo que me gusta es insuficiente?
Me niego.

No digo que no sea posible, pero es algo que debe usarse con sabiduría.
No sería la primera vez que la creencia equivocada de que algo bueno puede desembocar en algo mejor, lo bueno se diluye y lo mejor nunca llega.

Creo firmemente en disfrutar del instante.

sábado, 24 de septiembre de 2016

No creo en mí

Acabo de darme cuenta de que no creo en mí.

Iba conduciendo, con los pensamientos disfrutando de esa libertad que les da tenerme centrada en otras cosas, cuando me he dado cuenta.
No creo en mí.

Más tarde lo meditaré.

jueves, 22 de septiembre de 2016

Tenemos un trato

No he vuelto a sentir el frio de aquella tarde de abril de hace cuatro años. Pero no has dejado de estar presente. 
Con cada ocasión que encuentras me recuerdas lo fácil que sería. 

Pero tenemos un trato y no puedes tocarla.

Esas cosas las carga el diablo

Estoy haciendo grandes esfuerzos en pos de... uhm. Aquí no lo tengo claro. Simplemente busco no desatar una guerra abierta de mí contra el mundo. Entiéndase mundo como grupo de wass en el que debo estar por obligación. 

Ya, ya.... ¿obligación?  Pues te sales.

Ah, ilusos que nunca habéis pertenecido a un grupo de madres/padres de colegio. ¡Afortunados vosotros! 
Esas cosas las carga el diablo.

Ya estuve fuera. Y aprovecharon la coyuntura para ponerme del color del perejil. Y si no he desatado las siete plagas es por los daños colaterales. Pero ya me llegará la hora, ya....

Por eso volví. Ahora tienen que fingir más que de costumbre. Pero ¡qué seres más faltos de personalidad!

Así que me contengo y leo por encima y paso. 

Soy pura contención. Puro equilibrio zen.

domingo, 18 de septiembre de 2016

Preguntas, preguntas, preguntas...

Como aquella canción italiana, pero cambiando la letra.... preguntas, preguntas, preguntas...

Las odio. Aunque más bien odio los interrogatorios. Es más, sufro un bloqueo real a nivel de no hablar. Me provocan rechazo.
Curioso si tenemos en cuenta que yo hablo sin parar.

¿Por qué?
Mentiría si digo que no lo sé. O al menos creo tener una pequeña idea.
Otra cosa es cuánto de verdad haya ahí
y cuanto de paranoia pura y dura


Me he pasado la mitad de mi vida con una persona que sólo emitía preguntas. Era incapaz de dar una respuesta. Si tú le preguntabas algo, decía... ¿por qué lo dices? ¿a qué te refieres? ¿y tú que opinas?
Lo malo no es estar con una persona que no da respuestas. Lo malo es estar con una persona que juzga a posteriori tus respuestas y en muchas ocasiones te reprocha no tener en cuenta sus opiniones. ¿Opiniones? Es que no sabía que las tuvieras...

Ya sé aquello de no juzgar a la sociedad por sus individuos, pero durante esa mitad de mi vida, el ochenta por ciento de mi vida lo constituyó eso.
Si la vida es muy perra, Dios será Paulov. Y aquí estoy yo, con mi condicionamiento aprendido y reaccionando como siempre. A la defensiva. Porque una pregunta es un ataque. Así que levantas las orejitas y te paras en seco. Yo es que no soy de agachar orejitas, ni aunque esté a la defensiva. Soy más de defensa como ataque, así que tengo que frenarme, y.... joder es muy cansado. Y a veces mi cabeza colapsa.
Así que ahora aviso.

Pero en realidad hay algo más que subyace a esa reacción visceral. No me gusta la gente que sólo pregunta y nunca cuenta -creo que es lo mismo, pero es la otra cara de la moneda que no he mencionado arriba-. Y repito que yo cuento sin pedir que me cuenten. Pero sin que me pregunten.
Porque cuando me preguntan y no me ofrecen nada a cambio -y aquí es necesario un equilibrio- se convierte precisamente en un interrogatorio y no en una conversación.

Y yo converso con quien quiera, pero.... yo que sé. Igual fui Mata Hari en otra vida y lo de los interrogatorios no lo llevo bien.

Lo de menos es el tiempo

Creo que es francamente bonito cuando llegas a ese punto con una persona en que te conoce lo suficientemente bien como para detestarte pero en cambio pasa por alto tus puntos negativos.
Es raro porque a veces tengo la impresión de que soy justo su antagonista y que le resulto cargante (ya digo que me conoce mejor de lo que parece), y aún así nos vemos al menos una vez al mes, lo que para mí no es habitual.


Creo que mi relación con A. ha evolucionado de forma positiva. Él ha pasado por una relación y ahora está iniciando otra, pero seguimos teniendo contacto.
Creo que es precisamente el saber que no hay expectativa de nada más lo que nos ha llevado a esto.
No ha sido fácil, porque teníamos diferentes formas de ver las cosas... y hubo un momento en que esas diferencias me hicieron mucho daño, pero ahora creo que hay cierto equilibrio. Todavía hay que pulir cosas. Lo de hacer amistades a ciertas edades ya no es tan fácil.

Para mí A. es especial. No creo ni de lejos que él sea consciente de ello, más que nada porque soy un coñazo de persona que cuando estamos juntos no para de quejarse de todo, pero la realidad es que le quiero mucho. Bueno, sí lo sabe.
No soy de amistades efímeras. Soy de lealtades extrañas.
Creo que lo que más me gusta de A. es que hay mil cosas en mí que detesta pero es capaz de pasar por encima de ellas. Bueno, me suelta cada zasca que no veas, pero es mutuo y en realidad es ahí donde radica nuestro nexo. Tienes que conocer bastante a alguien y quererle para ser capaz de decirle verdades a bocajarro y que acaben en risa.
Ahí radicaban parte de nuestras diferencias. No es fácil lograr el equilibrio.

Espero que esta relación que ha iniciado le salga bien porque por más que presuma de duro y de solitario en el fondo necesita alguien que le quiera. Con sus defectillos y su necesidad de espacio, pero que le quiera tal cual es. Y es un tío genial. Y yo lo sé porque cuando estoy con él me siento bien.
Quizá me siento siempre un poco en duda de si me estoy pasando de protestona, pero es que me cuesta horrores controlar eso.

Pero él me gusta porque a grandes rasgos nunca me ha fallado. Es un tío de palabra. Y si dice que viene, viene, Y si no lo hace es por causa mayor, aunque pocas veces se ha dado el caso. Y si dice que no, pues no.
Y me gusta porque siempre me contesta. Tres horas después, un día, al momento... no creo que el tiempo sea importante. Creo que cuando alguien se toma el tiempo necesario para contestarte a algo que te preocupa, a algo que te alegra, lo de menos es el tiempo que tarda en hacerlo si la respuesta es real. Y hazme caso si te digo que son cosas que se notan... y mucho. La gente tiende a contestar rápido y mal (yo la primera, por eso luego vuelvo a contestar, más tarde y bien).

Quiero a A. Sé que acabaría hasta los huevos de mí si nos viéramos más, y aún así a veces me gustaría tomarme una copa con más frecuencia con él, o ver una peli... pero en general estoy satisfecha con esta extraña amistad.
Creo que es mi ideal porque me da todo el espacio del mundo, tiene su vida, me responde como amigo y quedamos ocasionalmente. En realidad no creo que yo le permitiera a nadie acercarse mucho más. Vamos, sí lo sé. No lo haría.

No tenemos más relación que la del interés
sé porqué le intereso a él
sé porqué me interesa a mí.
Y mientras exista el respeto, el tanteo
el cariño
funcionará.

sábado, 17 de septiembre de 2016

Cual ninja soltando amarras

Se me ha pasado la resaca -no me refería al vino, pero también-. Y ahora con la mente lúcida y la distancia que dan los kilómetros y las horas, me he dado cuenta de que mi objetivo es ser como los ninjas.
Ser una ninja.

El asunto es que no voy a cambiar las cosas, así que debo adaptarme a ellas. Que la situación fluya a mi alrededor mientras yo simplemente me mezo cual elegante barquito amarrado a buen puerto.
Joder, a veces estoy de un poético. Me emociono yo sola.

El asunto es que yo soy más de luchar contra los elementos. Soy el sentido común (el menos común de todos ellos, pero vamos, lo que yo soy) frente a la gilipollez humana. Que nadie se ofenda, yo también soy muy gilipollas según y para quien. PUES QUE APRENDA A FLUIR Y NO MOLESTE.
Bien, bien, bien... ahí estoy yo, fluyendo. Santimbanqueando como un ninja al que nada le roza. Aceptando los elementos.
¿Y luego?

Pues a pasar de todo y seguir fluyendo.

No quiero ser negativa, pero no es mi estilo. Esto va a costar.
Porque yo soy más... de noquear al contrario.
Pero es que eso desgasta mucho.
En especial cuando al contrario le da igual ganar que perder y sólo va a dar por saco.

Pero no seamos pesimistas.
Si he logrado hacer eso en un caso concreto que me hace subir la bilis hasta la garganta...
Pssssss.
Esto es pan comido.

Mira....
quizá debo soltar amarras
dejarme llevar
NO A LA DERIVA
sino convertirme yo misma en un reducto de paz y tranquilidad
-sí, es cierto que sueno un poco forzada-


Pero la realidad es que sí que lo veo factible
Al final el que la sigue la consigue
y yo he llegado a ese punto en el que me resbalan ciertas cosas
o si no lo hacen, lo harán

Eso...
y que...
voy a disfrutar
viendo sus esfuerzos

viernes, 16 de septiembre de 2016

Ironía

Tengo un ex tan sumamente gilipollas... que solo vive para estar encabronado conmigo... que estoy harta.

En realidad sólo tengo un ex, lo cual hace que pensar en cualquier tipo de acercamiento más allá de un polvo y una amistad sincera me provoque pánico.
Es imposible que mi aparato digestivo prospere. Ahora mismo se me ha cerrado el estómago y se me han contraído las tripas. Habrá que cenar, claro, pero ganas pocas....

No se.
Otra vez sensación de agotamiento. Otra vez el hastío.

Has ganado. Te lo digo porque conoces este lugar, y el otro. Dudo que lo leas, pero contigo nunca se sabe. Por eso pensé cerrarlo y dejarlo atrás.
Porque cuando lees mis fantasías sólo sabes llenarte de rabia, pero eso no es nuevo.

No se de dónde te sacas tus paja mentales, pero ahí sigue. Te deseo que te vaya bien, porque eso quizá haga que te olvides de mí y dejes de sentirte el perdedor. Porque tiene que ser eso. Debes pensar que porque sonrio soy más feliz que tú  (a veces creo que cualquiera puede serlo) y eso te carcome.

Supongo que tendría que llorarte que cada vez como menos cosas y me duele más la tripa para que pudieras disfrutar y ser condescendiente.
Tendría que explicarte que no tengo ascensor, ni aire acondicionado, ni uso ventiladores, ni tengo tele para que entendieras que hay muchas formas de llegar a fin de mes. Ahí solo hay una muestra. Pero te jodería igual saber que a veces me tomo una copa.

Pero paso. Porque ni por esas.
Yo no sirvo para agachar la cabeza y tú no sabes cuando retirarte, así que al final llega la sangre al río y yo me des gasto más y más para poder mantenerme entera. Esa, es la gran ironía.

miércoles, 14 de septiembre de 2016

Mi momento "olbran"

Ayer escribí un post sobre mis problemas de asertividad y mi tendencia a intentar ser perfecta.
En realidad sólo lo primero es culpa mía, pero el tema de la culpa me encabrona así que no ahondaré mucho en ello. Lo que sí haré es decir que hay gente con la que el diálogo es misión imposible. 

Yo soy casi tonta cuando creo que la otra persona se lo merece, pero muto en gremlin mojado a media noche cuando me tocan la moral. En realidad esa es la clave, lo que no soporto es que me traten de imponer. Anda que no tengo amores incondicionales con gente que se aprovecha de mi de forma harto descarada. Pero son honrados y no lo ocultan.... y tal vez me doran un poquito la píldora  (y el ego) de vez en cuando. 
Pero que me vengan de malas... puf. Desastre.

Y es que ya lo digo yo: TENGO QUE TRABAJAR LA ASERTIVIDAD. 
Qué porquería. 

Decir lo que quiero pero evitando la confrontación.  Suena fácil pero no lo es.
Mantener mi postura sin menospreciar y/o menoscabar la del otro  (que me está jodidos o trata de hacerlo).
No ceder a chantajes emocionales y no entrar en crisis por ello.

Y ahora digo yo.... como coño voy a estar bien del estómago si no puedo cagarme en todo en voz alta. O lo sacas, o se agarra a las tripas....

Y te digo otra cosa, hay estreses (y escuatros, creo) que no se van con un polvo  cada quince días. 
Joder, que hace falta re-gu-la-ri-dad!!!

Buf. Esto desestresa un poco. Entre polvo y polvo, algo habrá que hacer. 

PD.  Mañana le busco imagen al post, que hoy no puedo.

sábado, 10 de septiembre de 2016

De nuevo un chute emocional

Hoy estoy sensible. No sé muy bien porqué.

No tengo la regla, pero hace dos días que me he metido de nuevo un chute hormonal con la mierda de los anticonceptivos. Tengo que controlar esto porque mis experiencias anteriores con métodos similares no han sido muy productivas.
Me está resultando muy difícil mantener una estabilidad emocional.

Y eso unido a otras cosas hace que este fin de semana está como una puta montaña rusa. Es casi como si me la jugara a la ruleta rusa cada vez que abro la boca.

En fin, y resumiendo. Si de por sí no soy doña diplomacias, ahora soy como un puto campo de minas.

Siendo sincera creo que esa soy yo en general. Cambié el cigarro de Bogart por un áspero desdén que me permite blindar mis miedos y no sentirme tan vulnerable. Vamos, que soy una zorra, pero con sentimientos.

Y agradezco a las personas que son capaces de ver más allá y me aceptan como soy. O quizá no del todo, pero que son capaces de darme toques de atención sin ofenderse del todo.

Hoy necesito un abrazo tonto. Necesito alguien con quien hablar de nada en particular y no sentirme mal por decir burradas. Alguien con quien reirme.

Creo que soy un mal ejemplo para mis niños. Hay que saber filtrar un poco más.

Lo meditaré.

domingo, 4 de septiembre de 2016

Una de extraterrestres


Ahí estoy yo. Sí bueno, en la foto hago gala de mi invisibilidad, pero ahí estoy, justo en el centro de ese bonito círculo.

Al parecer el mundo en el que habitamos se rige por líneas rectas y reglas no escritas pero socialmente aceptadas. Ajá.
Interesante.

¿Y qué ocurre con personas como yo?
¿Qué narices ocurre con los que no valemos para seguir estúpidas reglas de conducta?
Con los que vamos por libre, los que actuamos por impulso según sentimos.

Cuidadito con esto que no estoy diciendo que faltemos al respeto o similares.

Pero ahí estoy yo. 
Dentro de ese círculo estoy yo, y en los límites una barrera electrificada invisible (no os lo vais a creer pero lo de la invisibilidad lo domino) que mantiene a la gente fuera. 
Claramente el gilipollas de turno que se lleva una descarga eléctrica emocional o racional pues se caga en mis ancestros y me cuelga el cartel de persona non grata forever and ever...
Y una no es de piedra y la aludida descarga le supone un desgaste físico y emocional de tres pares de cojones.

Por supuesto que hay gente dentro de mi círculo.
Menos de la que me gustaría.
Más de la que en realidad debería.

A veces me boicoteo yo misma, menuda novedad.

Me dijo hace poco Mathew que tenga cuidado y no me deje hacer daño. Ya... pero es que yo no soy como él. Yo no soy una persona coherente y que medita las cosas. Es más, si las medito voy a acabar haciendo lo mismo que pensaba pero más tarde. 

A veces tengo la sensación de que me gusta sentir el dolor de la decepción antes que ahogarme bajo tantas capas de falsedad.
¡Claro que puedo jugar al juego de las dobleces! Pero, ¿para qué?

AJÁ, AJÁ, AJÁ
Y aquí tenemos la prueba clave del porqué soy un ser no identificado.
Un objeto sin clasificar.

¿PARA QUÉ?
Lo sé. No hay un para qué.
Algunas cosas existen sólo porque sí.


Escribí hace tiempo un texto relativo a esto...
un texto cuyo resumen sería algo así como...

Me senté en la mesa de la cafetería. Había quedado a tomar un café. Nos sonreímos y nos dimos dos besos. Me quité las gafas de sol y las guardé en su funda. Metí la mano en el bolsillo frontal de mi camisa y saqué el corazón, palpitante, rojo, cálido, y lo dejé sobre la mesa.
Hablamos, tomamos el café y disfrutamos. Podía haberse quedado en eso, sin más. Sólo un corazón sobre la mesa y dos personas que charlaban.
Pero siempre hay quien se cree con autoridad de decirle al corazón cómo debe latir, en que debe pensar... y quien lo juzga por latir a su ritmo.

Claro, de ahí a los cien mil voltios hay un paso equivocado de por medio, pero oye, siempre me prometo ser cauta.

sábado, 3 de septiembre de 2016

El limbo

Mi optimismo se ha difuminado como la estela de un avión en el cielo. Sí, dura un poquito, pero giras la cabeza, y cuando vuelves a mirar... ya no está. Así, sin más.

Para empezar me he dado cuenta de que me he cepillado una semana (mi última semana previa a la rutina) así sin saber ni como. Joder, que ya es sábado y ¡septiembre! Brrrrr.
En realidad es sólo una parte. Una parte de un todo que se retroalimenta con sus otras partes que a su vez conforman el todo.
Estoy enfadada. Y creo que es conmigo.

Para empezar estoy cansada de no hacer nada. Porque seamos serios, he estado en el hospital pero pfff.... excepto no comer un par de días por orden médica y ciertos desarreglos intestinales yo estaba bien. Es decir, me levantaba de la cama, me movía, comía casi siempre... y ahora estoy cansada. Cansada de la mierda de la tele, de las revistas del corazón (sí, supongo que debí pensar en la opción de un libro, pero le tiré a lo fácil), de no hacer nada.

Y para continuar estoy cansada de acertar. Porque una cosa es que N. no vaya a venir, pero que haga mutis por el foro cuando le invito a venir en los próximos diez días cuando quiera... Ya, ya sé que lo hice porque me estaba cansando de tanto mensajito carente de sentido. Pero podía disimular un poco y decirme a los tres días, "lo estoy intentando pero va a ser imposible...". Joder, currátelo al menos.
En fin, que no le bloqueo. Pero le borro. Nada nuevo bajo el sol.

En fin, que necesito volver a la rutina. A la mente ocupada, al cansancio sano que me obliga a dormirme a las diez a más tardar. A un poco de fresquito (no mucho, pero algo sí).
A bailar, a tomarme unas copas, a mantener una charla con dobles sentidos, a reír, a sentirme fuerte, a levantar de nuevo las murallas que me mantienen a una distancia prudente de los demás.


No estoy negativa, estoy vulnerable. Saturada.
La rutina me mantiene en un lugar conocido, y ahora estoy en un limbo. 

jueves, 1 de septiembre de 2016

Estoy a un paso de alcanzar el Nirvana.

Al parecer el Nirvana es ese lugar espiritual donde alcanzas la felicidad plena, ausente de dolor y deseos. Bueno, yo no diría que estoy carente de dolor y deseos, pero lo de felicidad plena es cuestión de tiempo.

Lo primero es tener ausencia de expectativas (recordemos que hablo a nivel personal, no soy gurú de nada). Porque a mayores expectativas, mayor puede ser la decepción. Claramente tengo deseos de conseguir cosas, algunas me harían especialmente feliz y las deseo mucho mucho. Pero tengo claro que mi felicidad no depende de ello.
Y conste que tengo la costumbre de realizar listas anuales donde escribo lo que desearía lograr ese año. Listas que no tienen porqué ajustarse a la realidad, y que son absolutamente generales. En algunos casos he de reconocer que lo que escribo es poco realista. Otras cosas son básicas y las cumplo día a día (lo que podríamos llamar objetivos a pequeña escala pero no por ello menos deseables). Y la escondo.
Sí, sí, la escondo. Antes la escondía de forma que lo olvidaba y aparecía casi tres o cinco años más tarde y... se me ponía la piel de gallina de recordar el momento en que la escribí y ver cuán lejos quedaban algunos puntos (tal vez incluso porque habían dejado de importarme) y cómo otras cosas se habían acercado a la realidad.
Ahora tengo un lugar especial para la lista, aunque igualmente me olvido de ella. No hay una fecha clara de sacarla y hacer balance, ni de renovarla. Simplemente un día me surge sin más la idea y... es el momento. Esta última vez arriesgué más y puse fecha, jiji. Así sabré con más exactitud cuánto tiempo ha pasado.
He de reconocer que me sorprendí de cosas que había escrito. Y de cómo desde que hago esto es como si mi subconsciente tuviera un objetivo. Porque en el fondo, todo lo que escribo es posible en su justa medida. No pido imposibles tipo... conocer un actor de Hollywood, aunque... Uhm... lo valoraré para mi próxima lista.

Lo segundo que he aprendido es a aceptar la realidad. Es decir, lógicamente no se trata de ser conformista con absolutamente todo, pero tampoco hay nada sano en cerrar los ojos y empecinarse en que las cosas deben ser como yo quiero. ¡No lo son! Aprende a vivir con ello.
En esta parte entraría por ejemplo N.
Adoro a N., y me encantaría ver a N. Y él siempre (quien dice siempre dice un par de veces al año puesto que vive lejos) me promete que quiere venir a verme y que tiene muchas ganas. Y a veces me dice una semana concreta en la cual pasará por aquí un día u otro de la semana. Por ahora no se ha dado el caso de que eso suceda y siempre hay un imprevisto, pero yo sigo ilusionándome. 
La verdad es que yo sé que no va a venir. Pero quiero que venga. Y disfruto pensando que realmente quiere venir. Aquí la decisión es clara, o bloqueo a N. de mi vida o acepto este juego. Y quizá incluso algún día venga...
En fin, que acepto a N. como es porque lo que me hace sentir en positivo supera a la decepción de saber que no sucederá.
Creo que hay que aceptar a la gente como es o simplemente apartarla de tu camino. Porque de otro modo fingiremos que aceptamos como son hasta que los tengamos donde queremos, y ahí empezarán los reproches. He estado casada dieciocho años y sé de lo que hablo... y en el fondo sé que querría volver a tener pareja. (Mierda, esto que no salga de aquí, que mi yo consciente no está a favor y luego me monta un pollo).

Resumiendo, que la vida es la que es, y no se trata ni de fingir que es todo rosa ni de verlo todo en negro. La paleta de colores es muy amplia y hay que saber cuándo usar tonos pastel y cuándo una gama eléctrica. Cuándo disfrutar la vie en rose, y cuándo un periodo gótico.


El hospital me ha convertido en una blandengue..... 

miércoles, 31 de agosto de 2016

Hogar, dulce hogar

Pues ya estoy en casa. Sin resultados pero en casa. Tampoco esperaba imposibles.
Estoy igual porque en general yo puedo hacer vida normal, pero me han visto en una crisis. Es que como una es de hierro fundido por debajo de la piel pues no hay prueba que me salga alterada.... y no hay nada que me altere más la sangre que un médico con cara de condescendencia cuando cuento qué me pasa.

Yo estoy cansada. Cinco días en un hospital cansan, y embotamiento la cabeza, pero me gustaría que sirvieran para algo. Espero que no lo dejen en esto.
Así que espero a octubre. No creo que sirva para mucho pero una parte de mí espera que no me den carpetazo y sigan indagando.
De todas formas, el tiempo pasa y yo tengo que seguir viviendo. Ilusiones, deseos y amores incluidos. Y mis niños jiji.

Así que....... tendré que ponerme en marcha y sacar fuerzas de flaqueza. Seguiré riéndome y llorando porque esa soy yo.

Besos y otro día mejor....

sábado, 27 de agosto de 2016

Debo estar haciendome mayor

Estoy en el hospital desde hace dos días. Arrastró problemas digestivos indeterminados desde hace veinte años, y nadie me había hecho pruebas nunca.
Mi médico jugaba al ensayo y error, y otros simplemente no creían que mis síntomas fueran coherentes o reales.
Y aquí estoy, ingresada.

En general bien.
Mi madre dice que soy muy sufrida porque nunca me quejo, pero detesto parecer débil. De todas formas a veces me quejo. Y debo estar haciendome mayor porque últimamente me quejo mucho más. 

Gracias a la tecnología puedo seguir conectada a las redes con el móvil. La verdad es que ayuda bastante. 

Un beso y ya veremos qué me dicen.

lunes, 22 de agosto de 2016

Analizar

Tengo
Que 
Aprender 
A
No 
Analizar 
Tanto 
Las 
Cosas 


Me ha pedido quedar y yo intuyo que es para lo que es.... pero es que no lo entiendo. 
Esta persona apenas me conoce y tiene más opciones. 
Estoy a favor del intercambio de fluidos sin ningún otro interés, pero... es que no entiendo que sea conmigo. 
Tampoco lo ha dicho claramente pero algunas señales son obvias  (ya ves, como si fuera doctorada en leer señales masculinas).

Que me halaga, obvio.
Pero me tiene despistada el porqué yo.

Quizás no hay un porqué. Ahí es probablemente donde radica mi error como mujer.

En fin, ya veremos si la cita se concreta. Yo desde luego, estoy a favor. 

sábado, 20 de agosto de 2016

La perfección de lo imperfecto

Estoy aprendiendo a disfrutar de la perfección de lo imperfecto.

Sé que suena pedante... y lo es. ¡¡Coño, creéis que es fácil??  Ya no sé si me exalto o me cuestiono.
A ver, lo que quiero decir es que rara vez La Vida (que profundo suena esto...) nos va a poner frente a situaciones perfectas. Y digo rara vez porque, mal que os pese a los pesimistas, a veces sucede. Como aquel polvo que eché con dos Adonis hace algunos siglos a orillas de aquel manantial. Creedme, existe. (Me refiero al momento perfecto, pero también el manantial).
Me desvío.

En fin, que la vida es imperfecta, la realidad una sucesión de malas jugadas que por alguna extraña razón se repiten a cámara lenta en tu cabeza haciéndote sentir que nunca lograrás salir de ese bucle infinito.......

Ains que rollo.
Y qué si lo único positivo que eres capaz de ver un día concreto es que hay luna llena y está despejado. Quédate mirando un rato. Olvídate de todo.
O tal vez el camarero ha sido realmente simpático y divertido. Bueno, seguramente tiene novia o no eres su tipo, pero es que a ti te ha hecho olvidarte por un rato del resto del día.


Por supuesto que la vida es una mierda, y más si nos centramos en eso. Pero es que eso ya lo sabemos. Así que no olvides disfrutar por siete cuando haya algo bueno.


Y ya sé que esta entrada no dice nada nuevo, pero es que mi cerebro se niega a trabajar a más rendimiento un sábado por la mañana, y yo no quiero esperar a la tarde para escribir que fijo que me disperso.

domingo, 7 de agosto de 2016

...

Creo que me estoy rompiendo y no estoy segura de dónde está la fuga.


jueves, 4 de agosto de 2016

Pensando en ti, Amor

Es mejor amar que estar enamorado.
Cuando amas, lo haces a pesar de los defectos, las carencias o la oscura realidad. Quizás no sea tan oscura, pero claramente no tiene ese brillo cegador que da estar enamorado.
Y es que estar enamorado es dejar de ser tú. No ves más allá de su mirada, más allá de su sentir. Y eso en un primer momento no suena mal, pero tal vez llegue el momento en que te es cuenta de que has cedido gran parte de tu persona en pos de algo que no era tal.
Y luego llegan los reproches.

Lo de amar no es fácil. Yo creo que es mucho más difícil,  porque exige cierta madurez. O más bien exige aceptar al otro como tal. Y.... ah, pequeño saltamontes! ! Eso es mucho decir. Y además debe ser recíproco. Ahí ya te cagas y comprendes que locura es esto del amor, que diría algún poeta.


Se trata de asumir que no somos perfectos, pero nos negamos a cambiar sin que ello suponga un desafío al otro. Queremos lo que quiere todo el mundo: alguien que nos acepte como somos. Y es que no somos tan especiales como imaginábamos...
Pero debemos ofrecer lo mismo.

En mi caso necesitaría al alguien que entienda mis neuras,  mis cambios de humor, que me abrace todas las noches y me de mi espacio todos los días. Necesito a alguien imposible, que me acepte en mis diatribas con el día a día y que me permita exaltarme cuando me enfado. Es que al final se me acumula dentro si lo aplaco y eso acabará conmigo.
Alguien que convierta mis restas en sumas.... y alguien que se gane el derecho de admisión, que ya son años poniendo trampas en el camino.

martes, 2 de agosto de 2016

Orbitamos a niveles diferentes

Si te hubieras molestado en preguntarme te habría explicado que el problema es el feedback.
Igual que cuando besas esperas una reacción de la parte contraria, yo la espero cuando te escribo. Igual que tener sexo con alguien que está pensando en la lista de la compra o en si cuadró bien el balance mensual de ventas es frustrante..... también lo es hablarte y sentir que te molesto.
Quizá soy una de esas locas que detestan que las dejen en visto o que les contesten tres horas después. Pero lo que en realidad me molesta es escribir mucho y que me contesten con un ok.

En realidad no es eso tampoco. Es que orbitamos a diferentes niveles.
Y yo necesito mucho feedback por tu parte. ¿Por qué? No sé, te veo potencial.


Pero no me lo has preguntado. ¿Por qué? Porque no hay feedback. Si es que es tan simple como eso. Un par de frases, un mini diálogo y fin de la historia. Y tampoco todos los días.....
En fin, que ya te he borrado. La era moderna nos da cientos de posibilidades que no sean justo esa. Y siempre podemos coincidir en el bar de siempre, como se hacía antes.....

Cazadores de pokemons.... una realidad invisible

Salir a pasear a cualquier parque grande en una gran ciudad es toparse con cazadores de pokemon a diestro y siniestro.
He observado que es un deporte mayoritariamente masculino, no se si como tributo genetico a nuestros ancestros. También puede ser que las mujeres tenemos en el selfie un mejor aliado.

En mi caso cuando saco el móvil para hacer una foto a algún rincón bonito (o a mí misma, aunque me da más vergüenza porque yo no salgo bien a la primera) me siento un poco impostora. Los viandantes que no cazan seres invisibles me miran como si fuera uno de ellos y los cazadores de pokemons ni siquiera me ven, con sus cabezas gachas localizando seres legendarios.

Me gustan estos paseos.

lunes, 25 de julio de 2016

Yo no soy una estrella fugaz

Me enamoré tan rápido la primera vez..... que ni siquiera sabía que era capaz de hacerlo a cada instante.

Ahora sé que ese enamoramiento lo siento por la vida, por el aire que me roza y por los ojos que me miran ahora mismo.
Ahora sé que eso se nota y que no todo el mundo es capaz de comprenderlo.
A veces el miedo a perder algo es precisamente lo que te hará perderlo. Casi siempre será así.

Voy a seguir entregandome sin barreras. Riendo y bailando ese son que resuena bajo mis tacones. Pero ya no me dejo deslumbrar tan fácilmente.

He aprendido a desconfiar de quien se ciega muy rápido. Y...... he aprendido a que el tiempo todo lo pone en su lugar. No seré yo quien reniegue de un amor a primera vista, pero.... si no sabe esperar y seducir, es tan sólo un deslumbramiento.



Puedo ser tu estrella fugaz, pero es que yo soy más bien el sol.....

domingo, 24 de julio de 2016

Una foto hecha sin mirar a dónde enfocas

Bueno... tras una etapa de locura mental y su posterior calma, aquí sigo. La tatu ha vuelto. Lo que dure, duró y nada le debo a nadie, excepto dar las gracias a quien me pueda leer tras todo este tiempo de vaivenes. Pero ya lo dice el mismo nombre del blog, aquí son las mareas las que valen, aquellas que la luna marca en cada ciclo.

Juego a malabares con la felicidad y con la melancolía, y nunca estoy segura de cuánto durara cada una en mis manos. Quizá un segundo, quizá una eternidad, pero es que en realidad duran lo mismo.
He aprendido a bailar sola, porque cuando bailo acompañada mi felicidad depende del otro. Pero también he aprendido que deseo bailar en pareja... y no por ello me vale el primero que me sigue los pasos.
He aprendido que le perdono de todo a quien quiero, aunque me haga daño.... pero yo no quiero a medias, incluso cuando hablo a la ligera. Y porque soy leal a la sinceridad. Aunque duela.
Y también he aprendido que hay otros que me muero por querer y no se dejan. Quizá sean yo en sus propios cuerpos.

Pero lo que de verdad he aprendido es que necesito escribir, aunque sea un sinsentido. No escribo para otros, sino para mí. Y quizá esa es la diferencia con aquellos que te transmiten, o yo, que simplemente vuelco un exceso de emociones sin definir. Como una foto hecha sin mirar a dónde enfocas.



Dejo atrás una etapa que puedo leer en los borradores que no me atreví a publicar en este tiempo, porque escribir y publicar no es lo mismo. No me gusta cuando las cosas suenan demasiado negras.

jueves, 28 de abril de 2016

Feliz de sentir

Ains.... tengo tanta gente que adoro y que me ha ayudado a ser quien soy. Y tengo tantos recuerdos que me invaden.
A ratos me siento una idiota que molesta con sus paranoias, pero ya he pasado esa fase en la que me encerraba en mí misma hasta casi volverme loca. Ahora respeto a los demás pero también soy un poco egoísta, como diría un amigo mío, y expreso lo que quiero.

Desde que dejé el puto DIU he recuperado la cordura, pero de nuevo me desestabilizo emocionalmente cuando ovulo o me viene la regla. Pero ya no a los niveles de antes. Ahora lo controlo bastante y sólo me vuelvo un poco ñoña, pero vamos.... lo mismo que los borrachos. Y encima mi hígado no sufre, yo sí que sé.
A lo que voy, que ando emotiva y emocional. Pero estoy bien.
He retomado contacto con A. Y eso me encanta. Pero tb he encontrado a alguien que me gusta tanto como él.... pero en un sentido más.... más. Jiji.
Vosotros no me vengáis con que adelante y que lo diga y bla bla. Yo eso lo entiendo como filosofía de vida , pero no es mi estilo. No pierdo nada ni gano nada. Yo soy así. Necesito mi tiempo. Las cosas que se hacen deprisa tb se acaban deprisa.
Me gusta mucho y ahora es lo que me importa. Hablar con él, reírme. Y tal vez ilusionarme a mí modo.
Porque yo sé que podría enamorarme. NOTA: que yo me enamore no implica nada más. Para que pase algo más son dos las personas que deben hacerlo. Y tampoco se hunde el mundo si no es así...
De todas formas yo estoy feliz de sentir.

martes, 26 de abril de 2016

Cuando te han herido tanto...

Ya no se trata de corazas ni escudos. Ya no se trata de miedos. Ni de límites. De trata de que cuando te han herido tanto que casi respirar dolía, no puedes permitirte volver ahí.
Y ahora le tienes miedo a cualquier cosa. Así que te haces una pelotita antes de que nada ocurra.
Has aprendido a ver en la distancia. Y asumes siempre lo peor. Es instintivo. 
Así que te cierras en banda antes de tiempo, por mucho que tú sepas que no es bueno. 
También te alejas de todo aquello que lleva aroma a "lo he vivido", aún cuando ni de lejos se perciba.


Pero en realidad no es cierto. La verdad es que una parte de ti se ilusiona sin hacer muchos aspavientos. Pero se monta su fiesta particular. O como poco, la organiza.
Y de pronto todo es una mierda.
No es que haya cambiado nada. Es que no había cambiado nada. Irónico, ¿no? Pues no.
Estoy enfadada porque no me gustan ciertas cosas de mí. Estoy enfadada por colgarme de la gente sin siquiera ser consciente. Y no me gusta imaginar que la gente es como yo deseo. Y menos me gusta ser la idiota que comprueba de nuevo que la soledad acompañada es la peor.
Y no me gusta que de nuevo he encontrado a alguien con quien ilusionarme cuando no hay de qué ilusionarse.

Odio que la gente sea confusa.... aunque muy probablemente sea yo que voy muy perdida. Soy idiota.
Me gusta alguien y no me gusta sentirlo. No me hace sentir bien. Es raro. O no. No sé.
Me gusta alguien y sólo puedo sentir que no quiero que se entere jamás. Me siento vulnerable e idiota. Me siento a la espera de... algo malo. Muy malo.
Algo que duela. Que me haga sentir que no soy nadie.
Y es que en parte ya me duele.

Cuando siento que alguien me gusta lo que siento es que se me encoge el corazón y mis emociones se bloquean. Y lo que me surge de forma instintiva es alejarme de esa persona. Desaparecer.
Llorar alivia un poco, pero a nivel general.... que alguien me guste es como la cronica de una muerte anunciada.

viernes, 22 de abril de 2016

Pintalabios rojo

Necesito un escritorio. Un lugar donde sentarme frente al ordenador y escribir tranquilamente.
He visualizado como hacerlo...

No es que sea imprescindible pero no tener un sitio hace que escriba desde el móvil y que no pueda revisar siempre la ortografía o poner fotos. Cierto que escribir prima sobre la estética pero a veces es un complemento necesario.

Hoy me he comprado un pintalabios rojo.
En fin, tenía ganas de soltarlo. Nunca me he pintado los labios de rojo. Y creo que me va a dar vergüenza hacerlo, pero también creo que es cuestión de actitud. Y creo que ha llegado ese momento.
Hasta ahora sentía que me faltaban cosas, que yo necesitaba un cariño externo o algo.
Ya no lo creo.
Creo que hoy en día las formas de relacionarse son muy amplias y si bien yo no voy sobrada de amigos a nivel físico.... eso no los hace menos reales.
La realidad es que nunca he sido una persona sencilla. O tal vez justo al contrario. soy tan simple que no puedo enredarme en los recovecos de las relaciones sociales. La diplomacia sólo es lo mío cuando creo que voy a herir a alguien sin necesidad, lo que extrañamente no coincide con las ocasiones en que los demás creen que es un buen momento. Claro que me la sopla... o no del todo pero no voy a cambiar por eso.
Lo de amoldarme a otros no funciona a largo plazo.



Mañana me pondré mi pintalabios rojo. Y mañana saldré de cena en un grupo que no conozco, porque ya había quedado en ello. Pero después voy a tomarme un tiempo  (tal vez breve, tal vez no) para conectar conmigo.
Si voy a relacionarme que sea porque voy a disfrutarlo, no porque siento la necesidad. Al menos no en abstracto.
Hay gente por la que podría sentir esa necesidad, pero lo curioso de esas cosas es que no suele haber correspondencia. O todavía no me ha pasado.

Pintalabios rojo. Será curioso sentirlo.

domingo, 17 de abril de 2016

La misma..... pero no

Sigo siendo la misma que de vez en cuando se satura y se bloquea. Todo parece que va genial y de repente me vuelven las ganas de desaparecer y aislarme del mundo. 
Al menos no sigo siendo la misma que se deja llevar por el primer impulso. Y mira que me cuesta....

Sigo siendo la misma que se ahoga cuando hay un exceso de emociones. Creo que lo tengo todo controlado y a ratos amenazo con romperme. 
Al menos no sigo siendo la misma que se rompía cuando no controlaba una situación. Y mira que no hacerlo me provoca inseguridad...

Sigo siendo la misma que se ilusiona en la misma medida que se recuerda que no merece nada. En esa ambivalencia que me hace dudar de quien soy yo. O como soy.
Al menos no sigo siendo la misma que se negaba a creer en nada. Y mira que es difícil...

Y es que sigo siendo la misma. Con sus excesos, sus miedos, sus latidos desordenados.
Pero no sigo siendo la misma que lo percibía como algo malo. Ya no me pinto del color de la pared para ocultarme, y si la cago solo vuelvo a levantarme. 

Y es que sigo siendo la misma que soñaba con príncipes azules....
Sólo que estos me tocan el culo...

miércoles, 13 de abril de 2016

El amor lo dictan las tripas

Necesito verbalizar esto. No significa nada... pero si no lo suelto me comera por dentro, y esa energía no quiero perderla.

Yo... claro que en el fondo deseo enamorarme. Claro que una parte de mí imagina bonitas tardes post coito abrazada viendo una peli, o hablando -ya sé que soy una romántica, no hace falta que me lo digáis-. Y también imagino a un tío que me de un beso y un abrazo en lugar de enfadarse cuando me desboque enfadada. Veis como soy una romántica....

Total, que soy una fémina más. Con sus sueños tontos iguales al resto.
Pero es que no me apetece repetir errores. Ya no me vale sólo querer a quien me quiera. Quiero corresponder a quien yo sienta.
Y eso no es tan sencillo.

Para empezar para querer a alguien necesito sentir que merezco que me quieran a ese nivel. Estoy reparando muchos daños internos pero ese aún no lo he logrado.
Mi autoestima necesita su tiempo. Ese es un nivel muy profundo....

Pero siempre queda la ilusión. Y esas pequeñas rafagas que a veces me atraviesan cuando imagino cosas. Pero también es cierto que ahora la cabeza gana al estómago. Porque el amor lo dictan las tripas....

martes, 12 de abril de 2016

Lealtad

Se dio cuenta de que se había aislado hasta tal punto que acabaría por ahogarse en su propia soledad.
No era una soledad impuesta, sino elegida. Aunque si lo pensaba bien no se trataba de una elección desde la libertad. Había un miedo a sufrir detras de cada barrera, de cada escudo protector.
Ella tenía una alta tolerancia al dolor físico. El umbral del dolor era muy superior al del resto, pero eso no le evitaba sentirlo. Era tan humana como el resto de los mortales. Y tal vez cuando ese dolor llegaba era más fuerte. Más difícil de soportar.
Pues con el dolor emocional era parecido. O peor. Ese era un dolor agudo que se había acostumbrado a sentir. Y simplemente vivía con esa distancia emocional al resto. No se enfadaba... ni sentía decepciones. La gente rara vez se paraba a pensar en las promesas que hacía. Sus palabras se habían convertido en un ruido sordo ante el que asentir y sonreír.

Quizá por eso cuando alguien cumplía con aquello que había prometido pues... las corazas temblaban.

Y en especial, aquellos que cumplían su palabra, dada sin necesidad, eran los que lograban adentrarse entre los muros, aunque muchas veces no fueran conscientes.
Y es que bien vale la lealtad quien te ofrece una palabra que es lo que dice ser.

lunes, 11 de abril de 2016

Salud, dinero y amor

Tres cosas hay en la vida: salud, dinero y amor.

Salud. Bueno, ahí andamos. Quizá no puedo comer la mayoría de los alimentos, pero eso me asegura estar delgada ¿no? Y bueno, lo de ir a un restaurante es algo que me da pavor, pero eso me ayuda a ahorrar ¿no? Además siempre me queda la opción de quedar para beber, que el alcohol aún puedo digerirlo si no es en exceso.
Pero bobadas aparte, la salud me acompaña.

Dinero. Dinero... yo diría trabajo. Ahí sí que diría yo que casi la pondría en primer lugar. Aquí lo llevo mal. Actualmente lo tengo, pero ya se sabe... pende de un hilo. Un hilo que a veces se ensancha pero que a días amenaza con romperme.
Pero nada gano dando pena.

Amor. Paso.
No confío en el amor, en ser correspondida. He salido muy tocada de mi matrimonio.
Así que simplemente no es una variable.
Pero no mentiré... se que estoy a la defensiva, y que no es sano.
Lo bueno... que he aprendido a reconocer  (y valorar) las muestras de cariño reales. Lo malo... que las aprecio tanto como las temo.

domingo, 27 de marzo de 2016

Evitando decepciones

No se puede decir que yo goce de un gran entendimiento del género humano, pero sí tengo facilidad para percibir las emociones. No sé si eso es bueno o malo.

Lo que sí sé es que cuando alguien te dice "voy a hacer esto" no hay que fijarse tanto en la forma como en el fondo. Y por forma quiero decir que se han molestado en hacerte una promesa (más o menos trivial) sin que tú se la exijas.... lo que en sí mismo es un intento de agradarte y/o hacer algo por ti....
La forma es que muy posiblemente eso no se lleve a cabo.

Conclusión, agradece el comentario pero no le des ninguna importancia. De otro modo corres el riesgo de decepcionarte, y eso es mucho más duro para ti que para el otro. Ya que él lo olvidó según lo dijo y tú mantuviste una esperanza.
Además si luego lo cumple te llevas un sorpresón de la hostia.... y una ilusión.

sábado, 19 de marzo de 2016

Sonríe mientras duermes

Bajar los escudos y dejarlos caer te hace consciente de lo cansado que es sujetarlos. Y te demuestra que puedes con más de lo que nadie creería. Podrías sujetarlos tanto como fuera necesario y te retroalimentarías de esa fuerza. Pero ahora necesitas descansar y sanar algunas heridas. Ya mañana veremos lo que ocurre. Hoy sonríe mientras duermes.