miércoles, 31 de agosto de 2016

Hogar, dulce hogar

Pues ya estoy en casa. Sin resultados pero en casa. Tampoco esperaba imposibles.
Estoy igual porque en general yo puedo hacer vida normal, pero me han visto en una crisis. Es que como una es de hierro fundido por debajo de la piel pues no hay prueba que me salga alterada.... y no hay nada que me altere más la sangre que un médico con cara de condescendencia cuando cuento qué me pasa.

Yo estoy cansada. Cinco días en un hospital cansan, y embotamiento la cabeza, pero me gustaría que sirvieran para algo. Espero que no lo dejen en esto.
Así que espero a octubre. No creo que sirva para mucho pero una parte de mí espera que no me den carpetazo y sigan indagando.
De todas formas, el tiempo pasa y yo tengo que seguir viviendo. Ilusiones, deseos y amores incluidos. Y mis niños jiji.

Así que....... tendré que ponerme en marcha y sacar fuerzas de flaqueza. Seguiré riéndome y llorando porque esa soy yo.

Besos y otro día mejor....

sábado, 27 de agosto de 2016

Debo estar haciendome mayor

Estoy en el hospital desde hace dos días. Arrastró problemas digestivos indeterminados desde hace veinte años, y nadie me había hecho pruebas nunca.
Mi médico jugaba al ensayo y error, y otros simplemente no creían que mis síntomas fueran coherentes o reales.
Y aquí estoy, ingresada.

En general bien.
Mi madre dice que soy muy sufrida porque nunca me quejo, pero detesto parecer débil. De todas formas a veces me quejo. Y debo estar haciendome mayor porque últimamente me quejo mucho más. 

Gracias a la tecnología puedo seguir conectada a las redes con el móvil. La verdad es que ayuda bastante. 

Un beso y ya veremos qué me dicen.

lunes, 22 de agosto de 2016

Analizar

Tengo
Que 
Aprender 
A
No 
Analizar 
Tanto 
Las 
Cosas 


Me ha pedido quedar y yo intuyo que es para lo que es.... pero es que no lo entiendo. 
Esta persona apenas me conoce y tiene más opciones. 
Estoy a favor del intercambio de fluidos sin ningún otro interés, pero... es que no entiendo que sea conmigo. 
Tampoco lo ha dicho claramente pero algunas señales son obvias  (ya ves, como si fuera doctorada en leer señales masculinas).

Que me halaga, obvio.
Pero me tiene despistada el porqué yo.

Quizás no hay un porqué. Ahí es probablemente donde radica mi error como mujer.

En fin, ya veremos si la cita se concreta. Yo desde luego, estoy a favor. 

sábado, 20 de agosto de 2016

La perfección de lo imperfecto

Estoy aprendiendo a disfrutar de la perfección de lo imperfecto.

Sé que suena pedante... y lo es. ¡¡Coño, creéis que es fácil??  Ya no sé si me exalto o me cuestiono.
A ver, lo que quiero decir es que rara vez La Vida (que profundo suena esto...) nos va a poner frente a situaciones perfectas. Y digo rara vez porque, mal que os pese a los pesimistas, a veces sucede. Como aquel polvo que eché con dos Adonis hace algunos siglos a orillas de aquel manantial. Creedme, existe. (Me refiero al momento perfecto, pero también el manantial).
Me desvío.

En fin, que la vida es imperfecta, la realidad una sucesión de malas jugadas que por alguna extraña razón se repiten a cámara lenta en tu cabeza haciéndote sentir que nunca lograrás salir de ese bucle infinito.......

Ains que rollo.
Y qué si lo único positivo que eres capaz de ver un día concreto es que hay luna llena y está despejado. Quédate mirando un rato. Olvídate de todo.
O tal vez el camarero ha sido realmente simpático y divertido. Bueno, seguramente tiene novia o no eres su tipo, pero es que a ti te ha hecho olvidarte por un rato del resto del día.


Por supuesto que la vida es una mierda, y más si nos centramos en eso. Pero es que eso ya lo sabemos. Así que no olvides disfrutar por siete cuando haya algo bueno.


Y ya sé que esta entrada no dice nada nuevo, pero es que mi cerebro se niega a trabajar a más rendimiento un sábado por la mañana, y yo no quiero esperar a la tarde para escribir que fijo que me disperso.

domingo, 7 de agosto de 2016

...

Creo que me estoy rompiendo y no estoy segura de dónde está la fuga.


jueves, 4 de agosto de 2016

Pensando en ti, Amor

Es mejor amar que estar enamorado.
Cuando amas, lo haces a pesar de los defectos, las carencias o la oscura realidad. Quizás no sea tan oscura, pero claramente no tiene ese brillo cegador que da estar enamorado.
Y es que estar enamorado es dejar de ser tú. No ves más allá de su mirada, más allá de su sentir. Y eso en un primer momento no suena mal, pero tal vez llegue el momento en que te es cuenta de que has cedido gran parte de tu persona en pos de algo que no era tal.
Y luego llegan los reproches.

Lo de amar no es fácil. Yo creo que es mucho más difícil,  porque exige cierta madurez. O más bien exige aceptar al otro como tal. Y.... ah, pequeño saltamontes! ! Eso es mucho decir. Y además debe ser recíproco. Ahí ya te cagas y comprendes que locura es esto del amor, que diría algún poeta.


Se trata de asumir que no somos perfectos, pero nos negamos a cambiar sin que ello suponga un desafío al otro. Queremos lo que quiere todo el mundo: alguien que nos acepte como somos. Y es que no somos tan especiales como imaginábamos...
Pero debemos ofrecer lo mismo.

En mi caso necesitaría al alguien que entienda mis neuras,  mis cambios de humor, que me abrace todas las noches y me de mi espacio todos los días. Necesito a alguien imposible, que me acepte en mis diatribas con el día a día y que me permita exaltarme cuando me enfado. Es que al final se me acumula dentro si lo aplaco y eso acabará conmigo.
Alguien que convierta mis restas en sumas.... y alguien que se gane el derecho de admisión, que ya son años poniendo trampas en el camino.

martes, 2 de agosto de 2016

Orbitamos a niveles diferentes

Si te hubieras molestado en preguntarme te habría explicado que el problema es el feedback.
Igual que cuando besas esperas una reacción de la parte contraria, yo la espero cuando te escribo. Igual que tener sexo con alguien que está pensando en la lista de la compra o en si cuadró bien el balance mensual de ventas es frustrante..... también lo es hablarte y sentir que te molesto.
Quizá soy una de esas locas que detestan que las dejen en visto o que les contesten tres horas después. Pero lo que en realidad me molesta es escribir mucho y que me contesten con un ok.

En realidad no es eso tampoco. Es que orbitamos a diferentes niveles.
Y yo necesito mucho feedback por tu parte. ¿Por qué? No sé, te veo potencial.


Pero no me lo has preguntado. ¿Por qué? Porque no hay feedback. Si es que es tan simple como eso. Un par de frases, un mini diálogo y fin de la historia. Y tampoco todos los días.....
En fin, que ya te he borrado. La era moderna nos da cientos de posibilidades que no sean justo esa. Y siempre podemos coincidir en el bar de siempre, como se hacía antes.....

Cazadores de pokemons.... una realidad invisible

Salir a pasear a cualquier parque grande en una gran ciudad es toparse con cazadores de pokemon a diestro y siniestro.
He observado que es un deporte mayoritariamente masculino, no se si como tributo genetico a nuestros ancestros. También puede ser que las mujeres tenemos en el selfie un mejor aliado.

En mi caso cuando saco el móvil para hacer una foto a algún rincón bonito (o a mí misma, aunque me da más vergüenza porque yo no salgo bien a la primera) me siento un poco impostora. Los viandantes que no cazan seres invisibles me miran como si fuera uno de ellos y los cazadores de pokemons ni siquiera me ven, con sus cabezas gachas localizando seres legendarios.

Me gustan estos paseos.