lunes, 5 de febrero de 2018

No pienso conformarme

Me gusta dejar las cosas bien cerradas. Reconozco que soy cabezona y terca, pero se reconocer un final. No cualquier final, sino el definitivo. Y casi lo agradezco. Agonizar es un estado horrible. Las dudas, el fantasear con lo que no hay.

Así que ahora me siento ligera, como si me hubiera quitado un peso de encima.

William me sigue queriendo y me lo demuestra con cada mordisco y también cuando se duerme en mis piernas. Esta aprendiendo a ser casero, aunque sus genes son pura calle.
Y yo no pienso conformarme con menos de lo que imagino.

domingo, 4 de febrero de 2018

Yo solita me he metido en este jardín

Vale, lo he enfocado fatal.
El es un "ente libre y sin compromiso" y yo le he pedido ser pareja. O algo así.

Obviamente ha sido amable. Y yo cabezona. No quería... Pero lo he sido. A ver, ser volátil y carente de ataduras, tú también la pifiaste al insistir conmigo. Claro que eso no lo veías. Supongo que viste en mí lo que no hay.
Me pasó lo mismo.

Así que lamento si le estoy dando más vueltas de las necesarias o si te estoy acosando a reflexiones innecesarias, pero no creí que te metieras tan hondo bajo mi piel. Y eso que ambos sabíamos que era un error. Ninguno quiso creer al otro.

Tengo ganas de borrar tu número, y de encerrarme en casa, avergonzada. Pero me niego. Sé que nos cruzaremos, y sólo espero poder saludarte y seguir a lo mío. No quiero sentirme tonta por un error tan absurdo.

lunes, 9 de octubre de 2017

No es el gato, soy yo

He adoptado un gatito. Es naranja y muy bueno. Pero creo que ha sido una de las peores ideas de mi vida.
Adoro los gatos, y para los niños es genial tener un animal porque les aportará una visión diferente del mundo. Además se han adaptado muy bien todos ellos. Pero si últimamente se me da fatal ocuparme de mí misma.... ¿qué hago poniéndome más obligaciones?
Quizá me ayude a centrarme. Quizá.
Por ahora veo un saquito de pelos que me va a costar dinero. Y no voy sobrada.
Al menos crecerá. No le veo ningún atractivo a los gatos pequeños. Me gustan los gatazos.

El problema no es el gato. Soy yo. Llevo algún tiempo que lo veo todo gris. Y ya sabemos que la actitud hace mucho.

Se llama William (Shakespeare).

domingo, 1 de octubre de 2017

Porque yo lo valgo

El que quiero que me quiera no me quiere como quiero que me quiera.

Asumamoslo. Eso le pasa a todo hijo de vecino alguna vez. Pero me he cansado. Mi relación unilateral no está funcionando porque yo quería un feedback concreto... vaaaale... quería lo que no hay. Y me conformaba con lo que había.
Definitivamente soy demasiado guapa a la par que madura e interesante (a la par que loca no peligrosa) cómo para que un tío que me guste me entre. Es una especie de maldición divina.
Los listos las quieren tontas. Y son demasiado listos.

He roto con mi no churri. Con un wass de verdad. Porque yo lo valgo.

miércoles, 27 de septiembre de 2017

De relaciones unilaterales

He echarme un novio falso. El sujeto existe pero su realidad me resulta indiferente. Lo que me gusta es que a ratos sueltos me hace compañía...
Duerme en el sofá.

Me gustaría estar loca pero no lo estoy. Simplemente estoy cansada de las relaciones reales. He tomado la decisión de disfrutar mis relaciones de forma unilateral. Eso implica que me paso por el forro su opinión, su vida y hasta su presencia. Eso es muy cansado.
En realidad tengo dos.... y son fuente de muchas risas reales cuando hablo con mi amiga. Creo que son mi club de la comedia cuando necesito animarme.

martes, 26 de septiembre de 2017

A veces no merece la pena confesar

Es muy difícil admitir ante otros que sufres una depresión. Siempre vas a taparlo. A mantener una fachada. Porque de otro modo te derrumbarias completamente.

Se que tiene que haber una solución. Que algo me falta, o me falla o solo es el cúmulo de muchas cosas.

No puedo permitirme perder el control. Si eres vulnerable todo se desmorona. Así que voy a replegarme y hacer balance de daños. Hay quien tiene carta blanca si desea acercarse, pero yo voy a ocuparme de mí.

lunes, 25 de septiembre de 2017

Bye

Necesito replantearme mi enfoque. A veces se difumina demasiado el paisaje. A veces salgo borrosa. 
Tengo objetivos nuevos y creo que ha llegado de nuevo el momento de cerrar el chiringuito.